Las personas con mal aliento usualmente se sienten avergonzadas por su condición. Evitan hablar con otros por temor a que los rechacen porque su aliento huele feo. Esto puede causar algunos problemas graves de autoestima en el largo plazo.

En la mayoría de los casos, el mal aliento es causado por factores ambientales y de estilo de vida. La forma en que una persona realiza sus regímenes de higiene bucal, y los alimentos y bebidas que ingieren, a menudo pueden ser las causas del mal aliento.

Sin embargo, hay algunos casos en que la persistencia del mal aliento o halitosis se debe a una condición médica subyacente más grave. Un ejemplo de esta situación es cuando la diabetes produce mal aliento.

Es definitivo: la diabetes es considerada como una de las muchas condiciones médicas que podrían tener como síntoma sufrir de mal olor en la boca.

A continuación, lea por qué la diabetes causa mal aliento y la forma más efectiva para tratar esta condición.

La correlación de la diabetes y el mal aliento

La diabetes es una afección médica que hace que el cuerpo tenga altos niveles de azúcar en la sangre causados ​​por la incapacidad del cuerpo para producir una cantidad suficiente de insulina o incapacidad para responder a la insulina producida por el cuerpo.

Esta incontrolable fluctuación de los niveles de azúcar en la sangre hace que una persona con esta condición sea más propensa a las enfermedades de las encías que causan el mal aliento. Por lo tanto, la diabetes y el mal aliento por lo general van de la mano.



Una persona con diabetes tiene la incapacidad de utilizar el azúcar como fuente de combustible y en su lugar utiliza la grasa del cuerpo. Debido a esto, la descomposición de las grasas provoca la aparición de cetonas.

Estas cetonas son ácidas y eliminadas por el cuerpo a través de los residuos y a través de la respiración. Cuando esto sucede, la diabetes produce mal aliento.

Pasos para evitar mal aliento en la diabetes

Hay varios pasos para eliminar el mal aliento de la diabetes:

  • El paso más importante es tratar de controlar los niveles de azúcar en la sangre.
  • Los regímenes de higiene oral deben ser estrictamente seguidos. Cepille sus dientes al menos dos veces al día y use hilo dental al menos una vez al día.
  • Beber mucha agua cada día eliminará las toxinas del cuerpo y mejorar la producción de saliva de las bocas, lo que lo convierte en un ambiente menos propicio para que las bacterias crezcan.
  • También se recomienda evitar el uso de enjuagues bucales que contienen alcohol, ya que solo secará el interior de la boca causando mal aliento.

Si sigue estas recomendaciones para combatir su mal olor de boca podrá eliminar sus efectos por completo o al menos podrá reducirlo drásticamente. Es importante que busque una solución en lugar de tener que cargar con el peso del mal aliento además del de la diabetes.

Esperamos que este artículo le haya sido de utilidad. Compártalo para que otros también pueden liberarse de su mal aliento.