Los adultos no son los únicos que experimentan la persistente condición oral conocida como mal aliento o halitosis. Los bebés y los niños pequeños también sufren de mal olor en la boca como cualquier otra persona.

Al igual que en los adultos, puede ser muy alarmante para los padres experimentar el mal aliento infantil. Sin embargo, hay formas de lidiar con este problema antes de que cause más daño físico a la salud oral del niño.

Causas comunes del mal aliento infantil

Una de las razones del mal aliento de los bebés se debe a la forma en que respiran. Por lo general, los bebés respiran por la boca cuando tienen un resfriado o una reacción alérgica.

Cuando los bebés respiran por la boca, la boca se seca. Cuando esto sucede, la boca se convierte en un entorno más propicio para que las bacterias se reproduzcan.


A los bebés también les encanta morder sus juguetes y chupones y, como tal, la saliva se transfiere a los objetos en los que muerden. La saliva, que contiene algunas bacterias del interior de la boca, puede hacer que sus juguetes y chupetes también tengan olores desagradables.

Otra causa del mal aliento infantil es el reflujo gastroesofágico, también conocido como escupir los alimentos.

¿Cómo tratar el mal aliento en niños y bebes?

Los padres esencialmente encontrarán fácil eliminar el mal aliento infantil con simples remedios caseros o al cuidar la higiene bucal del infante. Se necesitan algunos pasos y cambios en la forma de cuidar al niño o bebé.

Lo primero que debe hacer cuando intenta eliminar esta condición es cepillar suavemente las encías y algunos dientes del bebé con un cepillo de cerdas suaves. Si esto aún no es posible, limpie suavemente la lengua y las encías del bebé después de beber leche.

Es aconsejable que el bebé beba un poco de agua para eliminar los restos de leche que quedan en las encías y la lengua.

Otra forma de eliminar el mal aliento infantil es esterilizar sus juguetes y chupetes después de jugar o morder estos objetos. Si lo hace, eliminará cualquier bacteria que se haya acumulado en los objetos.

Cuando el mal aliento infantil todavía permanece, es aconsejable ir a visitar al pediatra para verificar que no haya otras causas que están provocando el mal olor de boca en el niño o bebé.